Soy diegobarrazas

Está Cabrón

Siempre me ha gustado escribir pero nunca me he dado el tiempo de hacerlo de forma constante. Así que este año, me puse como propósito, escribir al menos 100 publicaciones para el final del año pero estoy tirándole a escribir algo todos los días. Aunque sea poco, pero escribir algo. Esta es mi primer semana. 

Mi primer post lo escribí hace dos días y, a pesar de tener mis dudas mientras lo escribía, cuando pude terminarlo me sentí muy bien. Sentí que pude expresar lo que quería y que había podido sacarme del sistema lo que sentía con bastante coherencia. Pensé: a huevo Diego, esto del blog ya se armó, pasaste la primera prueba, si vas a sobrevivir. Y si, todo iba chingón, hasta que ayer escribí este otro: (Click aquí para ver el otro post) 

Lo terminé de escribir y dije: chido, está padre, seguro que éste a Sofía si le va a gustar. Le piqué cher y lo compartí en Facebook. Me puse a trabajar en otras cosas en la oficina, tuve un par de juntas (otro tema del que seguro escribiré después) y al terminar me metí a Facebook para ver si Sofía ya había leído mi artículo y en la madre, tenía un chingo de likes ("me gusta" para los que no hablan bien inglés como mis amigos). Como unos 20 likes y como 5 comentarios. Creo que ni en mi cumpleaños me dieron tantos. El punto es que para ese entonces a mi se me hacía que tenía un chingo de likes. Hoy en la mañana me metí otra vez y ya iba en más de 300 likes, como 50 comentarios y hasta lo había compartido gente que no conozco (si creen que estoy presumiendo o algo así, no va por ahí, aguantenla poquito). 

Obviamente, aunque te quieras hacer güey y hacer como que "equis, ni si quiera vi los likes" pues la neta es que si piensas: "¡no mames, qué chingón!", para que nos hacemos güeyes, a todos nos gusta recibir cumplidos. Y aunque no recibamos cumplidos, el simple hecho de saber que alguien más ve lo que haces se siente padre. Es una especie de satisfacción bien bizarra. Pero bueno, a lo que quiero llegar es que pasar de 2 vistas en mi primer post (mi mamá y Sofía) a muchas vistas en el segundo post (4mil según Medium) se siente gacho. Bueno, no se siente GACHO, si sientes chido pero al mismo tiempo una vocesita dentro de ti dice: "¡ah cabron, que presión!". 

Quieras que no, si te mueve un poquito la jugada. Es como cuando te acaban de comprar tu primer cámara, apenas y la supiste prender, pero por chinguetas te la llevas a todos lados según tu bien artista. La ve tu tío (de los que son papás de tus amigos, no de los que son hermanos de tus papás) y te dice " ah canijo, y ¿esa cámara mijo?  ¿ya le sabes?" y le contestas, por andar de oscicon y pegarle al mamila: "claro que sí tío, no está tan dificil, de hecho ya hasta hago photoshoots". Acto seguido te dice: "¡ándale, te contrato para que nos tomes fotos a la familia en el parque de Rufino Tamayo pasado mañana. Al cabo es sábado, estás en prepa y de seguro no tienes nada que hacer porque como andas con la cámara pa' todos lados, seguro ni amigos tienes!" Claro que no te dice esto último pero sabes que eso está pensando y, hasta cierto punto, tiene razón. Por andar de hablador, ahora todos creen que sabes tomar fotos, cuando la verdad es que te andas surrando del nervio. Pero ni modo, ya dijiste que si y no hay de otra más que lanzarte a tomar las fotos así, con todo y pañal por si acaso.

Así me sentí hoy en la mañana cuando vi la respuesta al artículo. Por supuesto que agradezco todos los likes, los comentarios, los shares y el tiempo que se tomaron de leer lo que escribo. Sin embargo no puedes evitar pensar: uta, ¿y si lo siguiente que escribo está de la ñionga y lo lee mucha gente? ¿debería importarme? ¿y si lo siguiente que escriba nadie lo entiende?  ¡Es más! ¿y si mejor ya no escribo y nomás me hago wey? (Así como el amigo que todos tenemos, que cuando se acaba la fiesta en tu casa, se queda al final junto con otros dos disque a ayudarte a recoger. Los otros dos te ayudan a recoger pero este nomás "re-acomoda" la basura, la mueve de un lado a otro y hace comoque junta los vasos pero nomás está cotorreando y para cuando menos te lo esperas, a la mitad de la recogida, ya se fue. Nomás hizo rollo y a la mera hora se hizo güey). 

En mi caso, por ahora, no tengo pensado hacerme güey, y mucho menos ahorita que voy empezando. Y mi conclusión a estas preguntas que surgieron es que ni siquiera debería estar perdiendo tiempo preguntándome estas cosas, porque es justo cuando uno empieza a darle vueltas a este tipo de preguntas, que se envuelve en este ciclo de ensimismamiento (link para el que crea que inventé la palabra), empiezas a dudar de ti y todo se va a la basura. Como cuando Maná empezó a cantar reggaetón o cuando Shakira empezó a cantar puro mugrero. 

Cuando Fher de Maná se lanzó del escenario porque ni el se aguantaba ya.

Cuando Fher de Maná se lanzó del escenario porque ni el se aguantaba ya.

Fin. 

A todos mis amigos que tienen rato escribiendo o que llevan tiempo con algún proyecto creativo: mis respetos. Hoy vi que tiene su chiste, parece que no, pero está cabrón.  

Caminando y miando

3 años: Aprendí a Valorar la Crítica

3 años: Aprendí a Valorar la Crítica